Alrededores

 

Dar una excursión por el bosque y llegar hasta la hermita de Castellitx.

Coger unas bicicletas por las numerosas ciclorutas de la zona.

Comer cocina típica mallorquina en los famosos restaurantes tradicionales de Algaida.

Disfrutar de los dulces de las famosas pastelerías del pueblo.

Ayudar en la vendimia y la elaboración del vino.

Subir al monasterio en la montaña de Cura y disfrutar de las vistas de toda la isla.